Hotel de encanto y de tradición

Al amparo del tumulto de las grandes avenidas parisinas, este hotel de encanto encarna la dulzura de vivir.

Decorado con gusto en tonos calurosos, el Pavillon Monceau ofrece un espacio cosy y le reserva una acogida atenta. Su personal, conocedor fino de la capital y que hablará varios idiomas, sabrá aconsejarle en su visitas.

De regreso de un día largo en la Ciudad Luz, nada mejor que de aflojarse al bar, en un ambiente de lujo tranquilo, fiel a la tradición más grande y francesa.